¿Existió la Torre de Babel?

El hallazgo de una tabla de piedra que representa el gran zigurat de Babilonia se convierte en una de las más recientes y contundentes pruebas de la veracidad histórica de la Biblia.

El relato de la Torre de Babel en el Antiguo Testamento habla de un pueblo decidido a construir una torre que llegara a los cielos  (Génesis 11,4) No muy complacido, según relata la Biblia, el Señor puso fin a esta presuntuosidad e hizo que el pueblo hablara en diferentes idiomas para que no pudieran entenderse entre ellos, dispersándolos así “por toda la tierra”.

Una tablilla en piedra de la colección privada de un empresario noruego, Martin Schøyen, contiene la imagen más clara jamás vista del Gran Zigurat de Babilonia, según Andrew George, profesor de historia babilonia en la Universidad de Londres.

La tablilla, que ha sido grabada en vídeo por primera vez por la revista Smithsonian, muestra una ilustración de una estructura piramidal, junto a una representación del rey Nabucodonosor II, que reinó Babilonia del 605-562 a. C.

Es la única imagen que se conserva (604-562 aC) contemporánea de la Torre de Babel.

Construido en tiempos de Hammurabi (1792-1750 a. C.), el zigurat de Babilonia estaba en un grave estado de deterioro para cuando apareció Alejandro Magno, quien ordenó su demolición en el 331 a. C.

Sin ningún indicio de su aspecto original, hasta ahora solo se disponía, según explica el catálogo de la Colección Schøyen,  de “una larga serie de pinturas fantasiosas como referencia”. Esta tablilla, por primera vez, nos ofrece una ilustración coetánea de la torre, junto con una inscripción que nos relata los planes de construcción de Nabucodonosor II y el proceso de restauración.

La Colección Schøyen ha documentado la traducción de la inscripción en la tablilla, señalando que contiene una útil leyenda que identifica el dibujo como:

Etemenanki: zikkurat babibli: “La casa, la fundación del cielo y de la tierra, zigurat en Babilonia”.

La inscripción continúa con la descripción del proceso de restauración: “Nabucodonosor, rey de babilonia soy. Para completar e-temen-anki y e-ur-me-imin-anki movilicé a todos los países por doquier, todos y cada uno de los gobernantes que alcanzaron la prominencia sobre todos los pueblos del mundo. Completé la base para construir una terraza alta. construí sus estructuras con bitumen y ladrillos horneados de arriba abajo. Lo completé alzando su cima hasta los cielos, haciéndolo resplandecer brillante como el sol”.

La ilustración de Nabucodonosor II lo muestra: “Con su sombrero cónico real, sosteniendo una vara en su mano izquierda y un pergamino con los planos de la Torre (o un clavo de fundación) en su mano derecha extendida”.

El sustrato real del mito

 En otra inscripción en la piedra se lee que para la construcción de este zigurat de Babilonia se movilizaron a numerosos pueblos de sus asentamientos, «”desde el mar superior”, que es el Mediterráneo, “hasta el mar menor”, que es el Golfo Pérsico».

«El mito de la multitud de lenguas proviene del contexto descrito en la estela de la multitud de pueblos alistado en la construcción de la torre», apunta el profesor a Breaking Israel News. «En la obra se hablarían muchos idiomas. A partir de ahí puede provenir la idea de la Biblia de la confusión de las lenguas», continúa diciendo.

«Como asiriólogo, no me ocupo en la Biblia, y no soy una persona religiosa, pero en este caso, puedo decir que es un edificio real que parece ser la inspiración para el relato bíblico», reconoce George en la entrevista.

El profesor recuerda que «en el siglo XIX se descubrió que los reyes asirios mencionados en la Biblia eran reales y estaban corroborados por la evidencia arqueológica, haciendo que nos preguntáramos a su vez, ¿cuánto más hay de cierto en la Biblia?»

Hay consenso entre los historiadores sobre que Nabucodonosor II ordenó construir un zigurat en Babilonia tras reconstruir la ciudad y convertirla en su capital. El lugar de la torre se sitúa en una zona conocida hoy como Al Qasr, al sur de Bagdad.

El zigurat de Nabucodonosor, al que los arqueólogos se refieren como Etemenanki, debió de tener siete pisos que alcanzaban una altura de 91 metros, con un templo de Marduk en su cúspide.

Fuente: abc.es  y fundaciontierrasanta.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s